No hay nada como el amor de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea.


no-hay-nada-como-el-amor-de-una-mujer-casada-es-una-cosa-de-ningún-marido-tiene-menor-idea
oscar wildenohaynadacomoelamordeunamujercasadaescosaningúnmaridotienemenorideano hayhay nadanada comocomo elel amorde unauna mujermujer casadaes unauna cosacosa dede laque ningúnningún maridomarido tienetiene lala menorno hay nadahay nada comonada como elcomo el amorel amor deamor de unade una mujeruna mujer casadaes una cosauna cosa decosa de lade la quela que ningúnque ningún maridoningún marido tienemarido tiene latiene la menorla menor ideano hay nada comohay nada como elnada como el amorcomo el amor deel amor de unaamor de una mujerde una mujer casadaes una cosa deuna cosa de lacosa de la quede la que ningúnla que ningún maridoque ningún marido tieneningún marido tiene lamarido tiene la menortiene la menor ideano hay nada como elhay nada como el amornada como el amor decomo el amor de unael amor de una mujeramor de una mujer casadaes una cosa de launa cosa de la quecosa de la que ningúnde la que ningún maridola que ningún marido tieneque ningún marido tiene laningún marido tiene la menormarido tiene la menor idea

No hay en el mundo nada peor que una mujer, excepto otra mujer.El valor de una idea no tiene nada que ver con la sinceridad del hombre que la expresa.Las ideas no son unas pinturas mudas sobre una pizarra; una idea, en tanto que es idea, incluye una afirmación o una negación.Nada tan peligroso como una idea amplia en cerebros estrechos.No hay amor sin instinto sexual. El amor usa de este instinto como de una fuerza brutal, como el bergantín usa el viento.Cómo tener confianza de una mujer que le dice a uno su verdadera edad. Una mujer capaz de decir esto es capaz de decirlo todo.