Para computar la felicidad de cada uno no se han de considerar los bienes que posee, sino el gozo que de su posesión recibe.


para-computar-felicidad-de-cada-uno-no-se-han-de-considerar-los-bienes-posee-sino-el-gozo-de-su-posesión-recibe
benito j. feijooparacomputarfelicidaddecadaunonosehanconsiderarlosbienesposeesinoelgozosuposesiónrecibepara computarcomputar lala felicidadfelicidad dede cadacada unouno nono sese hanhan dede considerarconsiderar loslos bienesbienes queque poseesino elel gozogozo queque dede susu posesiónposesión recibepara computar lacomputar la felicidadla felicidad defelicidad de cadade cada unocada uno nouno no seno se hanse han dehan de considerarde considerar losconsiderar los bieneslos bienes quebienes que poseesino el gozoel gozo quegozo que deque de sude su posesiónsu posesión recibepara computar la felicidadcomputar la felicidad dela felicidad de cadafelicidad de cada unode cada uno nocada uno no seuno no se hanno se han dese han de considerarhan de considerar losde considerar los bienesconsiderar los bienes quelos bienes que poseesino el gozo queel gozo que degozo que de suque de su posesiónde su posesión recibepara computar la felicidad decomputar la felicidad de cadala felicidad de cada unofelicidad de cada uno node cada uno no secada uno no se hanuno no se han deno se han de considerarse han de considerar loshan de considerar los bienesde considerar los bienes queconsiderar los bienes que poseesino el gozo que deel gozo que de sugozo que de su posesiónque de su posesión recibe

La igualdad absoluta no podrá existir incluso bajo el socialismo, ya que los bienes materiales serán distribuidos entonces conforme al principio: De cada uno, según su capacidad; a cada uno, según su trabajo.El bien de la humanidad debe consistir en que cada uno goce al máximo de la felicidad que pueda, sin disminuir la felicidad de los demás.Han existido músicos que para el mundo nunca morirán, pero que por desgracia ellos mismos personalmente murieron de hambre, y han existido personas a las que les fue cumplido cada deseo y a pesar de ello, y gracias a Dios, han desaparecido ante los ojos dNo hagas estima de ti por tu apersonamiento físico o los bienes que la fortuna te deparó, sino por tu prestancia moral o los bienes del alma.Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace.La felicidad se parece a las corbatas; cada uno escoge el color de la suya.