Para enseñar a los demás, primero has de hacer tú algo muy duro: has de enderezarte a ti mismo.


para-enseñar-a-los-demás-primero-has-de-hacer-tú-algo-muy-duro-has-de-enderezarte-a-ti-mismo
budaparaenseñarlosdemsprimerohasdehaceralgomuyduroenderezartetimismopara enseñarlos demásprimero hashas dede hacerhacer tútú algoalgo muymuy durohas dede enderezarteti mismoenseñar a losa los demásprimero has dehas de hacerde hacer túhacer tú algotú algo muyalgo muy durohas de enderezarteenderezarte a tia ti mismopara enseñar a losenseñar a los demásprimero has de hacerhas de hacer túde hacer tú algohacer tú algo muytú algo muy durode enderezarte a tienderezarte a ti mismopara enseñar a los demásprimero has de hacer túhas de hacer tú algode hacer tú algo muyhacer tú algo muy durohas de enderezarte a tide enderezarte a ti mismo

La amistad es un contrato por el cual nos obligamos a hacer pequeños favores a los demás para que los demás nos los hagan grandes.Cuando se es feliz, queda mucho por hacer: consolar a los demás.El sabio sólo usa de acritud contra sí mismo y es amable con los demás.Tengo dos hijas de 9 y 6 años de edad. Lo primero que les voy a enseñar son los valores y la moral. Pero si cometen un error, no quiero que sean castigadas con un bebé, ni quiero que sean castigadas con una enfermedad de transmisión sexual a los 16 años..Estar en paz consigo mismo es el medio más seguro de comenzar a estarlo con los demás.He cumplido mi deber para con mi pueblo y para con Sudáfrica. No tengo la menor duda de que la posteridad reivindicará mi inocencia y, del mismo modo, afirmo que los criminales que debían haber comparecido ante este tribunal son los miembros del gobierno.