Pasa con la felicidad como con los relojes, que los menos complicados son los que menos se estropean.


pasa-con-felicidad-como-con-los-relojes-los-menos-complicados-los-menos-se-estropean
chamfortpasaconfelicidadcomolosrelojesmenoscomplicadosseestropeanpasa concon lala felicidadfelicidad comocomo concon loslos relojesque loslos menosmenos complicadoscomplicados sonson loslos queque menosmenos sese estropeanpasa con lacon la felicidadla felicidad comofelicidad como concomo con loscon los relojesque los menoslos menos complicadosmenos complicados soncomplicados son losson los quelos que menosque menos semenos se estropeanpasa con la felicidadcon la felicidad comola felicidad como confelicidad como con loscomo con los relojesque los menos complicadoslos menos complicados sonmenos complicados son loscomplicados son los queson los que menoslos que menos seque menos se estropeanpasa con la felicidad comocon la felicidad como conla felicidad como con losfelicidad como con los relojesque los menos complicados sonlos menos complicados son losmenos complicados son los quecomplicados son los que menosson los que menos selos que menos se estropean

Los equipos más débiles son los que más te castigan y, además, el equipo no se mentaliza igual que cuando juega con uno grande. Con esta victoria tenemos ya 21 puntos, es decir, igual que el Real Madrid y tres puntos menos que el segundo. No es que sea paEn un sistema de libre comercio y de libre mercado, los países pobres —y la gente pobre— no son pobres porque otros sean ricos. Si los otros fuesen menos ricos, los pobres serían, con toda probabilidad, todavía más pobres.Los padres son los huesos con los que los hijos afilan sus dientes.Aquellos que anuncian que luchan en favor de Dios son siempre los hombres menos pacíficos de la Tierra. Como creen percibir mensajes celestiales, tienen sordos los oídos para toda palabra de humanidad.La juventud es la fuerza más activa y vital de la sociedad. Los jóvenes son los más ansiosos de aprender, y los menos conservadores en su pensamiento.Los hombres más capaces de pensar sobre el amor son los que menos lo han vivido; y los que lo han vivido suelen ser incapaces de meditar sobre él.