Pero no han cedido ni una pulgada de terreno. No conozco seres más impávidos. Apenas se protegen. Los nuestros están siempre contentos de tener a los españoles como vecinos de sector. Considerados como tropa, los españoles son una banda de andrajosos.


pero-no-han-cedido-una-pulgada-de-terreno-no-conozco-seres-más-impávidos-apenas-se-protegen-los-nuestros-án-siempre-contentos-de-tener-a-los
adolf hitlerperonohancedidounapulgadadeterrenonoconozcoseresmsimpvidosapenasseprotegenlosnuestrosestnsiemprecontentostenerlosespañolescomovecinossectorconsideradostropabandaandrajosospero nono hanhan cedidocedido nini unauna pulgadapulgada dede terrenono conozcoconozco seresseres másmás impávidosapenas sese protegenlos nuestrosnuestros estánestán siempresiempre contentoscontentos dede tenerlos españolesespañoles comocomo vecinosvecinos dede sectorconsiderados comocomo tropalos españolesespañoles sonson unauna bandabanda depero no hanno han cedidohan cedido nicedido ni unani una pulgadauna pulgada depulgada de terrenono conozco seresconozco seres másseres más impávidosapenas se protegenlos nuestros estánnuestros están siempreestán siempre contentossiempre contentos decontentos de tenertener a losa los españoleslos españoles comoespañoles como vecinoscomo vecinos devecinos de sectorconsiderados como tropalos españoles sonespañoles son unason una bandauna banda debanda de andrajosos

Son nuestros enemigos todos aquellos que están confabulados con el imperialismo: los caudillos militares, los burócratas, la burguesía compradora, la clase de los grandes terratenientes y el sector reaccionario de la intelectualidad subordinada a todos elEl periodo de transición política ha terminado. En apenas dos años, los españoles hemos transformado, desde la legalidad, un sistema autoritario de gobierno en una democracia pluralista.Maestro, quisiera saber cómo viven los peces en el mar. Como los hombres en la tierra: los grandes se comen a los pequeños.Los besos son como pepitas de oro o de plata, halladas en tierra y sin un gran valor, pero preciosas porque revelan que cerca hay una mina.Cuando enviamos a nuestros jóvenes y mujeres a la guerra, nosotros tenemos una obligación solemne de no evadir los números ni esconder la verdad sobre porque ellos van, y preocuparnos por sus familias una vez se han ido, tener expectativa del retorno de lUn líder es como un pastor que permanece detrás del rebaño y permite que los más ágiles vayan por delante, tras lo cual, los demás los siguen sin darse cuenta de que en todo momento están siendo dirigidos desde detrás.