Si te paras a contar los días de sol y los nublados en el año, verás que los días serenos han sido los mas.


si-te-paras-a-contar-los-días-de-sol-y-los-nublados-el-año-verás-los-días-serenos-han-sido-los-mas
ovidioteparascontarlosdíasdesolnubladoselañoversserenoshansidomassi tete parascontar loslos díasdías dede solsol yy loslos nubladosnublados enen elel añoverás queque loslos díasdías serenosserenos hanhan sidosido loslos massi te parasparas a contara contar loscontar los díaslos días dedías de solde sol ysol y losy los nubladoslos nublados ennublados en elen el añoverás que losque los díaslos días serenosdías serenos hanserenos han sidohan sido lossido los maste paras a contarparas a contar losa contar los díascontar los días delos días de soldías de sol yde sol y lossol y los nubladosy los nublados enlos nublados en elnublados en el añoverás que los díasque los días serenoslos días serenos handías serenos han sidoserenos han sido loshan sido los massi te paras a contarte paras a contar losparas a contar los díasa contar los días decontar los días de sollos días de sol ydías de sol y losde sol y los nubladossol y los nublados eny los nublados en ellos nublados en el añoverás que los días serenosque los días serenos hanlos días serenos han sidodías serenos han sido losserenos han sido los mas

En los lugares donde predomina el poder de los campesinos, sólo los campesinos viejos siguen creyendo en los dioses; los jóvenes y los de mediana edad han perdido la fe.Los comunistas deben ser los más perspicaces, los más dispuestos a sacrificarse, los más firmes y los más capaces de apreciar las situaciones sin ideas preconcebidas; tienen que apoyarse en la mayoría de las masas y conquistar su apoyo.Los años enseñan muchas cosas que los días desconocen.Los años enseñan muchas cosas que los días jamás llegan a conocer.A los veinte años un hombre es un pavo real; a los treinta, un león; a los cuarenta, un camelo; a los cincuenta, una serpiente; a los sesenta, un perro; a los setenta, un mono; a los ochenta, nada.Los hombres más capaces de pensar sobre el amor son los que menos lo han vivido; y los que lo han vivido suelen ser incapaces de meditar sobre él.