Siempre he sabido que en el fondo del corazón de todos los seres humanos hay misericordia y generosidad. Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, su procedencia o su religión. El odio se aprende, y si es posible aprender a odiar, es posi


siempre-he-sabido-el-fondo-del-corazón-de-todos-los-seres-humanos-hay-misericordia-y-generosidad-nadie-nace-odiando-a-otra-persona-por-el-color-de
nelson mandelasiemprehesabidoelfondodelcorazóndetodoslossereshumanoshaymisericordiagenerosidadnadienaceodiandootrapersonaporcolorsupielprocedenciareligiónelodioseaprendeesposibleaprenderodiarposisiempre hehe sabidosabido queen elel fondofondo deldel corazóncorazón dede todostodos loslos seresseres humanoshumanos hayhay misericordiamisericordia yy generosidadnadie nacenace odiandootra personapersona porel colorde susu pielsu procedenciaprocedencia oo susu religiónel odioodio sese aprendesi eses posibleposible aprenderes posisiempre he sabidohe sabido quesabido que enque en elen el fondoel fondo delfondo del corazóndel corazón decorazón de todosde todos lostodos los sereslos seres humanosseres humanos hayhumanos hay misericordiahay misericordia ymisericordia y generosidadnadie nace odiandoodiando a otraa otra personaotra persona porpersona por elpor el colorel color decolor de sude su pielsu procedencia oprocedencia o suo su religiónel odio seodio se aprendey si essi es posiblees posible aprenderaprender a odiar

Creo en el Dios de Spinoza, que nos revela una armonía de todos los seres vivos. No creo en un Dios que se ocupe del destino y las acciones de los seres humanos.Sólo de la rectitud del corazón nace la felicidad de todos requerida.La poesía es el eco de la melodía del universo en el corazón de los humanos.Los seres humanos hacen su propia historia, aunque bajo circunstancias influidas por el pasado.No quiero caer en manos de unos enemigos que, para entretenimiento de las masas alimentadas por la propaganda del odio, esperan un nuevo espectáculo organizado por los judíos.La democracia constituye necesariamente un despotismo, por cuanto establece un poder ejecutivo contrario a la voluntad general. Siendo posible que todos decidan contra uno cuya opinión pueda diferir, la voluntad de todos no es por tanto la de todos, lo cu