Tenemos el deber de ser responsables ante el pueblo. Ser responsables ante el pueblo significa que cada palabra, cada acto y cada medida política nuestros deben concordar con los intereses del pueblo, y si cometememos errores, debemos corregirlos.


tenemos-el-deber-de-ser-responsables-ante-el-pueblo-ser-responsables-ante-el-pueblo-significa-cada-palabra-cada-acto-y-cada-medida-política
mao zedongtenemoseldeberdeserresponsablesantepuebloserpueblosignificacadapalabraactomedidapolíticanuestrosdebenconcordarconlosinteresesdelpueblocometememoserroresdebemoscorregirlostenemos elel deberdeber dede serser responsablesresponsables anteante elel puebloser responsablesresponsables anteante elel pueblopueblo significasignifica queque cadacada palabracada actoacto yy cadacada medidamedida políticapolítica nuestrosnuestros debendeben concordarconcordar concon loslos interesesintereses deldel pueblosi cometememoscometememos erroresdebemos corregirlostenemos el deberel deber dedeber de serde ser responsablesser responsables anteresponsables ante elante el puebloser responsables anteresponsables ante elante el puebloel pueblo significapueblo significa quesignifica que cadaque cada palabracada acto yacto y caday cada medidacada medida políticamedida política nuestrospolítica nuestros debennuestros deben concordardeben concordar conconcordar con loscon los intereseslos intereses delintereses del puebloy si cometememossi cometememos errores

He cumplido mi deber para con mi pueblo y para con Sudáfrica. No tengo la menor duda de que la posteridad reivindicará mi inocencia y, del mismo modo, afirmo que los criminales que debían haber comparecido ante este tribunal son los miembros del gobierno.Debemos desarrollar cada día más la economía del pueblo, mejorar en gran medida las condiciones de vida de las masas e incrementar en forma sustancial la renta pública, echando así una sólida base material para la guerra revolucionaria y la construcción eLa democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo.Los ejecutivos tienen que dedicar cada vez más tiempo a temas como la cultura, los valores, el carácter y otras cosas no tangibles. En lugar de directivos, deben ser cultivadores y contadores de cuentos para ganarse las mentes.La Iglesia aprobaba esta política y aportó el apuntalamiento religioso del apartheid sugiriendo que los afrikáners eran el pueblo escogido de Dios, mientras que los negros eran una especie subordinada a ellos. En la visión del mundo que defendía el afrikáNuestro pueblo primero tiene que ser liberado de la confusión desesperada del internacionalismo y ser educado deliberada y sistemáticamente en un nacionalismo fanático. Hay un solo derecho en el mundo, y este derecho está en la propia fuerza de uno.