Todas las cosas que existen son en realidad una sola. Consideramos las que son bonitas como raras y valiosas, y las que son feas como sucias y podridas. Lo sucio y podrido puede transformarse en lo que es raro y valioso, y lo raro y valioso en lo que es s


todas-las-cosas-existen-realidad-una-sola-consideramos-las-bonitas-como-raras-y-valiosas-y-las-feas-como-sucias-y-podridas-lo-sucio-y-podrido
chuang tzutodaslascosasexistenrealidadunasolaconsideramosbonitascomorarasvaliosasfeassuciaspodridaslosuciopodridopuedetransformarseloesrarovaliosovaliosotodas laslas cosascosas queque existenexisten sonen realidadrealidad unauna solaconsideramos laslas queson bonitasbonitas comocomo rarasraras yy valiosasy laslas queson feasfeas comocomo suciassucias yy podridaslo suciosucio yy podridopodrido puedepuede transformarsetransformarse enen lolo queque eses raroraro yy valiosoy lolo raroraro yy valiosovalioso enen lolo queque eses stodas las cosaslas cosas quecosas que existenque existen sonexisten son enson en realidaden realidad unarealidad una solaconsideramos las quelas que sonque son bonitasson bonitas comobonitas como rarascomo raras yraras y valiosasy las quelas que sonque son feasson feas comofeas como suciascomo sucias ysucias y podridaslo sucio ysucio y podridoy podrido puedepodrido puede transformarsepuede transformarse entransformarse en loen lo quelo que esque es raroes raro yraro y valiosoy lo rarolo raro yraro y valiosoy valioso envalioso en loen lo quelo que esque es s

La manera como se presentan las cosas no es la manera como son; y si las cosas fueran como se presentan la ciencia entera sobraría.Las ideas son como las mujeres, alimentar diez cuesta menos que vestir una.En política todas las victorias son efímeras, y todas las derrotas son provisionales.Las palabras son la moneda que corrientemente se acepta en lugar de las ideas, como las monedas se aceptan en función de los valores.Las ideas son como las pulgas, saltan de unos a otros pero no pican a todos.Las convicciones políticas son como la virginidad: una vez perdidas, no vuelven a recobrarse.