Vivimos de nuestros deseos más que de nuestras obras.


vivimos-de-nuestros-deseos-más-de-nuestras-obras
george moorevivimosdenuestrosdeseosmsnuestrasobrasvivimos dede nuestrosnuestros deseosdeseos másmás queque dede nuestrasnuestras obrasvivimos de nuestrosde nuestros deseosnuestros deseos másdeseos más quemás que deque de nuestrasde nuestras obrasvivimos de nuestros deseosde nuestros deseos másnuestros deseos más quedeseos más que demás que de nuestrasque de nuestras obrasvivimos de nuestros deseos másde nuestros deseos más quenuestros deseos más que dedeseos más que de nuestrasmás que de nuestras obras

Todos somos mortales. Nosotros y nuestras obras.Nuestros pensamientos más importantes son los que contradicen nuestros sentimientos.Cuanto más siniestros son los deseos de un político, más pomposa, en general, se vuelve la nobleza de su lenguaje.Es más santo y reverente creer en las obras de Dios, que profundizar en ellas.Somos más que la suma de nuestras ambiciones individuales, y somos más que una colección de estados rojos y estados azules. Somos, y siempre seremos, los Estados Unidos de América.Cuantos más deseos se siembran menos felicidad se cosecha.