Y el pensamiento es necesario ejercitarlo, se debe cada día y de nuevo y de nuevo pensar, para conservar la vida del pensamiento.


y-el-pensamiento-es-necesario-ejercitarlo-se-debe-cada-día-y-de-nuevo-y-de-nuevo-pensar-para-conservar-vida-del-pensamiento
gustavo adolfo bécquerelpensamientoesnecesarioejercitarlosedebecadadíadenuevopensarparaconservarvidadelpensamientoy elel pensamientopensamiento eses necesarionecesario ejercitarlose debedebe cadacada díadía yy dede nuevonuevo yy dede nuevonuevo pensarpara conservarconservar lala vidavida deldel pensamientoy el pensamientoel pensamiento espensamiento es necesarioes necesario ejercitarlose debe cadadebe cada díacada día ydía y dey de nuevode nuevo ynuevo y dey de nuevode nuevo pensarpara conservar laconservar la vidala vida delvida del pensamientoy el pensamiento esel pensamiento es necesariopensamiento es necesario ejercitarlose debe cada díadebe cada día ycada día y dedía y de nuevoy de nuevo yde nuevo y denuevo y de nuevoy de nuevo pensarpara conservar la vidaconservar la vida della vida del pensamientoy el pensamiento es necesarioel pensamiento es necesario ejercitarlose debe cada día ydebe cada día y decada día y de nuevodía y de nuevo yy de nuevo y dede nuevo y de nuevonuevo y de nuevo pensarpara conservar la vida delconservar la vida del pensamiento

Debe evitarse hablar a los jóvenes del éxito como si se tratase del principal objetivo en la vida. La razón más importante para trabajar en la escuela y en la vida es el placer de trabajar, el placer de su resultado y el conocimiento del valor del resultaSi nos alejamos de Dios, ¿quién nos garantiza que un día un poder humano no reivindique de nuevo el derecho a decidir qué vida humana vale y cuál no vale?El pensamiento es la única cosa del Universo de la que no se puede negar su existencia: negar es pensar.Hay algo tan necesario como el pan de cada día, y es la paz de cada día; la paz sin la cual el mismo pan es amargo.Cada nuevo amigo que ganamos en la carrera de la vida nos perfecciona y enriquece más aún por lo que de nosotros mismos nos descubre, que por lo que de él mismo nos daDebemos desarrollar cada día más la economía del pueblo, mejorar en gran medida las condiciones de vida de las masas e incrementar en forma sustancial la renta pública, echando así una sólida base material para la guerra revolucionaria y la construcción e