Yo creo que nos conviene que haya tensión. Yo voy a empezar, a partir de este fin de semana, a dramatizar un poco.


yo-creo-nos-conviene-haya-tensión-yo-voy-a-empezar-a-partir-de-este-fin-de-semana-a-dramatizar-un-poco
josé luis rodríguez zapateroyocreonosconvienehayatensiónvoyempezarpartirdeestefinsemanadramatizarunpocoyo creocreo queque nosnos convieneconviene queque hayahaya tensiónyo voypartir dede esteeste finfin dede semanadramatizar unun pocoyo creo quecreo que nosque nos convienenos conviene queconviene que hayaque haya tensiónvoy a empezara partir departir de estede este fineste fin defin de semanaa dramatizar undramatizar un pocoyo creo que noscreo que nos convieneque nos conviene quenos conviene que hayaconviene que haya tensiónyo voy a empezara partir de estepartir de este finde este fin deeste fin de semanaa dramatizar un pocoyo creo que nos convienecreo que nos conviene queque nos conviene que hayanos conviene que haya tensióna partir de este finpartir de este fin dede este fin de semana

Dedicamos este día a todos los héroes y heroínas de este país y el resto del mundo que se sacrificaron entregando sus vidas a fin de que pudiéramos ser libres. Sus sueños se han convertido en realidad. La libertad es su recompensa.Creo en el Dios de Spinoza, que nos revela una armonía de todos los seres vivos. No creo en un Dios que se ocupe del destino y las acciones de los seres humanos.La poesía debe ser un poco seca para que arda bien, y de este modo iluminarnos y calentarnos.Yo prefiero no subir el IVA en 2013 pero también le digo que si en ese momento es bueno subir el IVA lo haré y haré cualquier cosa aunque no me guste y haya dicho que no lo voy a hacer.No sería el hombre que soy hoy sin la mujer que aceptó casarse conmigo hace 20 años. Lo voy a decir en público: Michelle, nunca te he querido tanto como en este momento.No creo que Dios quiera exactamente que seamos felices, quiere que seamos capaces de amar y de ser amados, quiere que maduremos, y yo sugiero que precisamente porque Dios nos ama nos concedió el don de sufrir; o por decirlo de otro modo: el dolor es el me