A los cordiales amigos no basta alumbrarles por do vayan sino que les hemos de quitar los tropiezos a do tropiecen.


a-los-cordiales-amigos-no-basta-alumbrarles-por-do-vayan-sino-hemos-de-quitar-los-tropiezos-a-do-tropiecen
fray antonio de guevaraloscordialesamigosnobastaalumbrarlespordovayansinohemosdequitartropiezostropiecenlos cordialescordiales amigosamigos nono bastabasta alumbrarlesalumbrarles pordo vayanvayan sinosino queles hemoshemos dede quitarquitar loslos tropiezosdo tropiecena los cordialeslos cordiales amigoscordiales amigos noamigos no bastano basta alumbrarlesbasta alumbrarles poralumbrarles por dopor do vayando vayan sinovayan sino quesino que lesque les hemosles hemos dehemos de quitarde quitar losquitar los tropiezostropiezos a doa do tropiecena los cordiales amigoslos cordiales amigos nocordiales amigos no bastaamigos no basta alumbrarlesno basta alumbrarles porbasta alumbrarles por doalumbrarles por do vayanpor do vayan sinodo vayan sino quevayan sino que lessino que les hemosque les hemos deles hemos de quitarhemos de quitar losde quitar los tropiezoslos tropiezos a dotropiezos a do tropiecena los cordiales amigos nolos cordiales amigos no bastacordiales amigos no basta alumbrarlesamigos no basta alumbrarles porno basta alumbrarles por dobasta alumbrarles por do vayanalumbrarles por do vayan sinopor do vayan sino quedo vayan sino que lesvayan sino que les hemossino que les hemos deque les hemos de quitarles hemos de quitar loshemos de quitar los tropiezosquitar los tropiezos a dolos tropiezos a do tropiecen

Hay que elegir a los amigos por su elegancia y su belleza; a los simples camaradas por su manera de ser, y a los enemigos por su inteligenciaUn líder es como un pastor que permanece detrás del rebaño y permite que los más ágiles vayan por delante, tras lo cual, los demás los siguen sin darse cuenta de que en todo momento están siendo dirigidos desde detrás.A los propios campesinos les corresponde tirar los ídolos y derribar los templos de las vírgenes mártires y los pórticos conmemorativos en honor de las viudas castas y fieles; es erróneo que otros lo hagan por ellos.No hagas estima de ti por tu apersonamiento físico o los bienes que la fortuna te deparó, sino por tu prestancia moral o los bienes del alma.Preferid, entre los amigos, no sólo a aquellos que se entristecen con la noticia de cualquier desventura vuestra, sino más aún los que en vuestra prosperidad no os envidian.Los parientes nos los da el azar, pero elegimos a los amigos.