El elector goza del sagrado privilegio de votar por un candidato que eligieron otros.


el-elector-goza-del-sagrado-privilegio-de-votar-por-un-candidato-eligieron-otros
ambrose bierceelelectorgozadelsagradoprivilegiodevotarporuncandidatoeligieronotrosel electorgoza deldel sagradosagrado privilegioprivilegio dede votarvotar porun candidatocandidato queque eligieroneligieron otrosel elector gozaelector goza delgoza del sagradodel sagrado privilegiosagrado privilegio deprivilegio de votarde votar porvotar por unpor un candidatoun candidato quecandidato que eligieronque eligieron otrosel elector goza delelector goza del sagradogoza del sagrado privilegiodel sagrado privilegio desagrado privilegio de votarprivilegio de votar porde votar por unvotar por un candidatopor un candidato queun candidato que eligieroncandidato que eligieron otrosel elector goza del sagradoelector goza del sagrado privilegiogoza del sagrado privilegio dedel sagrado privilegio de votarsagrado privilegio de votar porprivilegio de votar por unde votar por un candidatovotar por un candidato quepor un candidato que eligieronun candidato que eligieron otros

La doctrina judía del marxismo rechaza el principio aristocrático de la naturaleza y antepone la cantidad numérica y su peso inerte al privilegio sempiterno de la fuerza y del poder.La igualdad biológica no es pues posible. Pero tampoco lo es la igualdad social: no es posible la igualdad del poder político ¿Por qué, mediante la imposición progresiva, se hace pagar a unos hasta un porcentaje diez veces superior al de otros por la mismTengo mucha estima por la inteligencia de los italianos para pensar que haya por ahí tanto gilipollas que pueda votar en contra de sus intereses.La España del castellano es grande, pero lo es más sumada a la España del catalán, la del gallego y la del euskera. La España democrática, la España Constitucional, es inseparable del valor de la diversidad y del respeto a su ejercicio cotidiano por todosTengamos tan sólo paciencia, vendrá, tiene que venir, el tiempo sagrado de la paz perpetua, en que la nueva Jerusalén será la capital del mundo; y hasta entonces sean alegres y animosos en los peligros del tiempo, compañeros de mi fe, anuncien con la palaToda la justicia social descansa en estos dos axiomas: El robo es punible y el producto del robo es sagrado.