En los ojos del joven, arde la llama; en los del viejo, brilla la luz.


en-los-ojos-del-joven-arde-llama-los-del-viejo-brilla-luz
víctor hugolosojosdeljovenardellamaviejobrillaluzen loslos ojosojos deldel jovenarde lala llamaen loslos deldel viejobrilla lala luzen los ojoslos ojos delojos del jovenarde la llamaen los dellos del viejobrilla la luzen los ojos dellos ojos del jovenen los del viejoen los ojos del joven

Los deseos del joven muestran las futuras virtudes del hombre.La escuela no es deliberativa, no es el coloquio permanente. La escuela es la transmisión del saber, de las normas y de los valores, y en el primer lugar de todos, el del respeto. Quiero una escuela del respeto donde los alumnos se levanten cuando llega eEl hombre más feliz del mundo es aquel que sepa reconocer los méritos de los demás y pueda alegrarse del bien ajeno como si fuera propio.Oir con los ojos es una de las agudezas del amor.Debe evitarse hablar a los jóvenes del éxito como si se tratase del principal objetivo en la vida. La razón más importante para trabajar en la escuela y en la vida es el placer de trabajar, el placer de su resultado y el conocimiento del valor del resultaLa Iglesia aprobaba esta política y aportó el apuntalamiento religioso del apartheid sugiriendo que los afrikáners eran el pueblo escogido de Dios, mientras que los negros eran una especie subordinada a ellos. En la visión del mundo que defendía el afriká