Nunca se da tanto como cuando se dan esperanzas.


nunca-se-da-tanto-como-cuando-se-dan-esperanzas
anatole francenuncasedatantocomocuandodanesperanzasnunca sese dada tantotanto comocomo cuandocuando sese dandan esperanzasnunca se dase da tantoda tanto comotanto como cuandocomo cuando secuando se danse dan esperanzasnunca se da tantose da tanto comoda tanto como cuandotanto como cuando secomo cuando se dancuando se dan esperanzasnunca se da tanto comose da tanto como cuandoda tanto como cuando setanto como cuando se dancomo cuando se dan esperanzas

Es cierto que no te quiero tanto como cuando éramos novios, pero es que a mi nunca me han gustado las mujeres casadasTengo más esperanzas que nunca sobre nuestro futuro. Tengo más esperanzas que nunca sobre Estados Unidos.Un beso legal nunca vale tanto como un beso robado.Como los políticos nunca creen lo que dicen, se sorprenden cuando alguien sí lo cree.Cuando ya no se tienen esperanzas es cuando ya no hay que desesperar de nada.No sería el hombre que soy hoy sin la mujer que aceptó casarse conmigo hace 20 años. Lo voy a decir en público: Michelle, nunca te he querido tanto como en este momento.