Tres clases hay de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse.


tres-clases-hay-de-ignorancia-no-saber-lo-debiera-saberse-saber-mal-lo-se-sabe-y-saber-lo-no-debiera-saberse
françois de la rochefoucauldtresclaseshaydeignorancianosaberlodebierasabersemalsesabesabersetres clasesclases hayhay dede ignoranciano sabersaber lolo queque debieradebiera sabersesaber malmal lolo queque sese sabey sabersaber lolo queque nono debieradebiera sabersetres clases hayclases hay dehay de ignoranciano saber losaber lo quelo que debieraque debiera sabersesaber mal lomal lo quelo que seque se sabey saber losaber lo quelo que noque no debierano debiera sabersetres clases hay declases hay de ignoranciano saber lo quesaber lo que debieralo que debiera sabersesaber mal lo quemal lo que selo que se sabey saber lo quesaber lo que nolo que no debieraque no debiera sabersetres clases hay de ignoranciano saber lo que debierasaber lo que debiera sabersesaber mal lo que semal lo que se sabey saber lo que nosaber lo que no debieralo que no debiera saberse

El primer paso de la ignorancia es presumir de saber, y muchos sabrían si no pensasen que saben.Tu sabiduría vale tanto como nada si nadie sabe cuánto es tu saber.En la mayoría de los casos la ignorancia es algo superable. No sabemos por qué no queremos saber.Hay que estudiar mucho para saber poco.En la amistad y en el amor se es más feliz con la ignorancia que con el saber.Es ignorancia no saber distinguir entre lo que necesita demostración y lo que no la necesita