Vivir sus deseos, agotarlos en la vida, es el destino de toda existencia.


vivir-sus-deseos-agotarlos-vida-es-el-destino-de-toda-existencia
henry millervivirsusdeseosagotarlosvidaeseldestinodetodaexistenciavivir sussus deseosagotarlos enla vidaes elel destinodestino dede todatoda existenciavivir sus deseosagotarlos en laen la vidaes el destinoel destino dedestino de todade toda existenciaagotarlos en la vidaes el destino deel destino de todadestino de toda existenciaes el destino de todael destino de toda existencia

A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.Feliz el que reconoce a tiempo que sus deseos no van de acuerdo con sus facultades.En realidad vivir como hombre significa elegir un blanco -honor, gloria, riqueza, cultura- y apuntar hacia él con toda la conducta, pues no ordenar la vida a un fin es señal de gran necedad.A un alma se la mide por la amplitud de sus deseos, del mismo modo que se juzga de antemano una catedral por la altura de sus torres.Dios existe, pero a veces duerme: sus pesadillas son nuestra existencia.Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la Víctoria más dura es la Víctoria sobre uno mismo